Marruecos 2010

Este fue un viaje que organicé con un guía turístico de allí que yo conocía a través de la agencia de voluntariado con la que trabajaba. Le propuse llevar un grupo para hacer senderismo en el Atlas y visitar pueblos bereberes. Él se encargó de contratar a los guías de montaña, los muleros y el cocinero; yo me encargué de conseguir a la gente del grupo, y así montamos esta expedición montañera. Conseguí llevar a quince personas, la mayor parte de ellos amigos y conocidos, a estas tierras bereberes conquistadas por los árabes cientos de años atrás. Marruecos, país que no deja de sorprender por su gran variedad de paisajes, ya sea desierto, palmerales, montañas nevadas o bosques de cedros, ciudades imperiales o pequeños pueblos de adobe. Esta era mi segunda visita a este país, e iba a ser totalmente diferente a la primera. Desde que fui a aquel tour turístico diez años antes para ver el desierto y las ciudades imperiales, me prometí que volvería pero para concentrarme sólo en la región del Atlas. En Marrakech estuvimos al principio y al final del viaje, ciudad variopinta y exótica donde es imposible aburrirse. El resto del viaje transcurrió entre imponentes montañas y valles, y pueblos bereberes donde parecía no haber pasado el tiempo, con gentes hospitalarias y nobles.

Sigue leyendo