Turismo y cambio climático

Hace días que tengo en la cabeza escribir este post que no es sobre ninguno de mis viajes, sino un artículo sobre un tema de actualidad a nivel mundial, el cambio climático. Como este es un blog de viajes, me gustaría relacionarlo con el turismo, ya que creo que hay un impacto asociado que hay que tener en cuenta. Ahora que soy estudiante de un máster de ecoturismo y recientemente tuve que entregar un trabajo sobre el cambio climático, pensé que tenía que compartir un poco de los conocimientos con los que me he estado empapando estas últimas semanas. Desde aquí quiero aportar mi granito de arena a difundir algo que creo que es fundamental que la humanidad conozca: estamos alterando el clima del planeta con nuestra forma de vida y debemos asumir la responsabilidad de ello.

Foto tomada de Wikimedia Commons

La actividad turística no está exenta de culpa y creo que deberíamos reflexionar en qué medida estamos contribuyendo al cambio climático cuando viajamos. No se trata de renunciar a viajar, sino de hacerlo de una forma responsable, minimizando los impactos todo lo posible. Es algo que no muchos viajeros se plantean cuando viajan, pero me parece fundamental tenerlo en cuenta, y esa es la razón por la que escribo este artículo.


En primer lugar me gustaría explicar brevemente en qué consiste esto del cambio climático y cómo se ha originado, ya que quizás alguno de vosotros no lo sepáis. Los principales causantes del cambio climático son los gases de infecto invernadero (GEI), causados en gran parte por la actividad humana. Entre esos gases, uno de los que más contribuye al calentamiento global, es el dióxido de carbono. La mayor parte del dióxido de carbono se produce por el uso de combustibles fósiles y la deforestación (principalmente incendios). Este dióxido de carbono se acumula en la atmósfera y crea una capa que atrapa la radiación solar que entra, de manera que no regresa al espacio exterior. Este fenómeno se llama efecto invernadero, y es el que ocasiona el calentamiento global.

Desierto de Atacama. Foto de Álvaro AS, Wikimedia Commons.

Científicos de todo el mundo han estado registrando las temperaturas de distintos lugares de la Tierra durante siglos y hay evidencia de que la temperatura global ha aumentado considerablemente en los últimos años. El IPCC (una organización internacional de científicos que estudia el cambio climático, muy reconocida y que emite los informes más fiables) predice una subida de 4ºC en la temperatura global a lo largo de este siglo. Puede pareceros poco pero os aseguro que las consecuencias de una subida como esta serán muy grandes en el planeta, como por ejemplo la subida del nivel del mar a causa de glaciares que se derriten y eso puede hacer que muchos lugares costeros desaparezcan. Hay muchas cosas escritas por ahí sobre el cambio climático y hay supuestos “científicos” que aseguran que no es tan grave o que no está ocurriendo, pero mis profesores insisten que sólo nos fiemos de lo que publica el IPCC, ya que ellos son científicos serios que no están pagados por gobiernos o compañías que les interesa seguir contaminando.

Y ahora voy al tema que quería tratar, el papel que juega el turismo en el cambio climático. En primer lugar el turismo implica un desplazamiento y para ello es necesario un medio de transporte. ¿Os habéis preguntado alguna vez la cantidad de dióxido de carbono que se libera en un viaje de avión? Hay estudios que revelan que las emisiones de los viajes de avión suponen el 3% de las emisiones globales, con cantidades en torno a las 600 millones de toneladas. Se estima que para 2020 los aviones serán los mayores contribuyentes al cambio climático. Luego habría que mencionar el transporte por carretera, siendo los automóviles los que más contribuyen a la contaminación atmosférica por ser menos las personas que pueden viajar en ellos.

Avión aterrizando en Barajas (Madrid). Foto de M. Peinado, Wikimedia Commons.

Luego deberíamos tener en cuenta el tipo de hoteles donde nos alojamos. ¿Son hoteles que siguen algún plan de ahorro de energía o han pasado un control de calidad ambiental? No sé si sabéis que hay acreditaciones para hoteles ecológicos que cumplen ciertos requisitos de turismo sostenible. Es cierto que todavía no hay muchos que tengan este tipo de acreditaciones, pero otra cosa que podemos hacer es alojarnos en pequeños hoteles familiares en lugar de los que pertenecen a cadenas hoteleras de lujo, que por supuesto serán más contaminantes.

Ecolodge La Estancia, Isla del Sol (Bolivia). Foto de Incacity, Wikimedia Commons.

Por último, a la hora de hacer un tour o viaje organizado, merece la pena elegir agencias de turismo sostenible o responsable. Estas agencias deben realizar la actividad turística causando el mínimo impacto en el medio ambiente y las comunidades locales. La oferta de este tipo de agencias cada día es mayor y es algo que cada vez miran más los turistas a la hora de reservar sus viajes.

El trabajo que hice para el máster sobre el cambio climático fue sobre la plantación de árboles como medida para mitigar sus efectos. A mi me encanta plantar árboles y lo he hecho en varias ocasiones en mis voluntariados con organizaciones de conservación de la naturaleza; por eso elegí este tema. La razón por la que plantar árboles ayudar a reducir los efectos del cambio climático, es porque los árboles absorben dióxido de carbono durante la fotosíntesis. También expulsan oxígeno a la atmósfera durante el proceso, de esta manera purifican el aire. Los árboles almacenan carbono en su biomasa, y cuando se queman, ese carbono es liberado a la atmósfera en forma de dióxido de carbono, contribuyendo al calentamiento global. Se han perdido grandes extensiones de bosque a causa de la deforestación y por ello es vital reforestar para recuperar la masa forestal perdida.

Foto de Plant A Tree India

Hay un tipo de turismo que me gusta mucho, que yo he practicado y que además he trabajado en él (como organizadora), y es el turismo de voluntariado. Podemos reducir un poco nuestra huella ecológica plantando árboles, y haciendo otras actividades de turismo ambiental. Aquí quiero mencionar a mi amigo Amit, director de la organización Plant A Tree India, que se dedica a plantar árboles con comunidades rurales en las cercanías de Rishikesh (estado de Uttaranchal). Si pincháis en el enlace, podéis visitar su página web y así saber más sobre esta interesante iniciativa.

Foto de Plant A Tree India

Tengo también profesores en la universidad muy comprometidos con la causa y que hacen todo lo posible por luchar contra el cambio climático, empezando porque no tienen coche y vienen siempre en bici, son vegetarianos, etc. Uno de ellos tiene un proyecto muy interesante sobre los manglares en Kenia, algo que nos reveló el otro día en su clase sobre el cambio climático. Al parecer los manglares son los bosques que más carbono almacenan, por eso decidió emprender este proyecto. Mi profesor trabaja con las comunidades locales y los ha involucrado en la conservación de estos manglares. Haz click en este enlace para más informacion: Mikoko Pamoja. Si queréis participar como voluntarios, podéis apuntaros a la expedición que organiza Earthwatch en colaboración con este proyecto: Managing mangroves and capturing carbon in Kenyan communities.

Para terminar este artículo quiero mencionar una iniciativa de dos viajeros cuyo blog he descubierto recientemente. Tienen mi total admiración por haber elegido la forma de viajar más ecológica, pero también la más dura y sin nada de comodidades. Han estado viajando durante cuatro años por todo el mundo en bici y se alojan en su tienda de campaña. Por si fuera poco, tienen un proyecto de plantación de árboles que van realizando en distintos lugares por donde pasan, y además conciencian a las poblaciones locales sobre la importancia de reforestar. Esta iniciativa se llama Plántate y si pincháis en el enlace podréis visitar su blog. Os animo a que lo visitéis y a que lo difundáis para así ayudarles de alguna manera; gente como esta merece todo nuestro apoyo.

Foto tomada del blog de Plántate (http://plntat.wordpress.com/2012/06/12/fotos-turquia/)

Anuncios

4 pensamientos en “Turismo y cambio climático

  1. De momento, por muy conscientes que seamos, creo que poco podemos hacer si queremos viajar igualmente. Desde luego el avión siempre es la última opción, pero muchas veces la lejanía del destino y el poco tiempo de vacaciones hace que esta acabe siendo la primera y única opción de desplazarse.

    Un abrazo!

    • Sí, sé que es difícil no coger un avión a la hora de viajar, sobretodo si vas lejos y tienes poco tiempo. Por eso decía que para compensar podemos hacer algo como plantar árboles, lo que llaman offsetting (contaminas por un lado pero haces algo para compesar por otro) o sino al menos consumir menos energía en el día a día, son las pequeñas cosas las que ayudan, si las hacemos muchos.

      Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s