Mi regreso a Edimburgo

La verdad que la vida da muchas vueltas y es curioso cómo suceden cosas que a veces ni esperamos. Hace algo más de un año yo estaba en España escribiendo un antiguo post sobre mi estancia en Gran Bretaña en el año 2001 (Gran Bretaña 2001) y en la tercera parte de ese post hablaba de mi vida en Edimburgo. Por entonces ni me podía imaginar que regresaría aquí este año; sabía que me quería marchar de nuevo de España pero aún no sabía dónde. En febrero de este año me fui a Londres un poco a la desesperada, sin estar muy convencida, sólo por salir de España y probar suerte en algún lugar del extranjero. Londres no me convenció lo suficiente como para quedarme definitivamente, así que después de 6 meses allí, tomé la decisión de ir a Edimburgo a estudiar un máster.

A pesar de que esta ciudad me encantó en su momento, no creáis que tenía muchas ganas de volver a un lugar donde ya había estado y donde había vivido una serie de experiencias con gente que ya no estaba aquí.  Volver a este lugar del pasado y sin la gente que me acompañó en aquellos meses que aquí viví, me producía cierto miedo, más que nada porque sabía que ya no sería la misma experiencia de antes y temía decepcionarme. Realmente era como empezar de cero, con todas sus dificultades, y además sola. Contacté con algunos couchsurfers y ellos fueron las primeras personas que conocí, mi primer punto de contacto. No me enrrollo más y empiezo a relatar esta historia de cómo llegué a Edimburgo y cómo fueron mis comienzos en esta ciudad donde ya había vivido antes (quizás debería decir mis segundos comienzos).


El día 1 de septiembre fue mi último día en Londres y fue además un día de lo más estresante. Ese día tenía un taller hasta las cinco de la tarde y después fui a casa a terminar de hacer el equipaje y cenar, antes de ir a la estación de autobuses de Victoria para coger mi autobús nocturno a Edimburgo. Salí con el tiempo demasiado justo, cargada de bolsas y maletas, y sin ayuda alguna fui caminando hasta la parada de autobús donde iba a coger el autobús hasta Victoria. No me planifiqué nada bien; primero porque debí haber pedido ayuda a algún amigo para ayudarme a llevar mi equipaje hasta Victoria (cuando salí de casa me di cuenta de que realmente yo no podía con todo aquello) y segundo porque debí haber salido antes de casa. No me gusta nada dejar un sitio donde he vivido con estas carreras, y no es la primera vez que me pasa, algún día aprenderé, espero.

La razón de ir en autobús era porque me salía más barato si tenía que llevar mis cosas para allá. De todas formas, todo no podía llevar, así que a finales de mes volvería a Londres a por el resto de mis cosas. Cuando me bajé del autobús en Victoria, no tenía muy claro hacia donde tenía que caminar para ir a la estación de autobuses, y sólo quedaban diez minutos para que saliera mi autobús a Edimburgo. Se me ocurrió preguntar a un chico y dio la casualidad que él iba para allá. Al escuchar su acento me di cuenta de que era escocés. Me vio tan apurada con el equipaje, que se ofreció a llevarme un bolso y yo le seguí hasta la estación. Si no hubiera sido por él no hubiera cogido el autobús; llegué por los pelos, cuando ya estaba a punto de salir. Estaba tan agradecida que le di un abrazo, no pude evitarlo; fue uno de estos ángeles que te encuentras en los viajes.

Después de una larga noche en el autobús, llegamos a Escocia al amanecer del 2 de septiembre, domingo. Al abrir los ojos y ver los verdes campos, con algunas ovejitas aquí y allá, no pude evitar emocionarme; ya estábamos en tierras escocesas. Aunque el paisaje es parecido al inglés, hay algo en el ambiente distinto, no sé cómo describirlo, pero podía sentirlo. Me puse música celta en el mp3 para acompañar el momento y mientras pensaba que habían pasado diez años desde que estuve en estas tierras a las que tanto amaba. ¿Cómo tardé tanto en volver? Estaba entretenida visitando otros lugares, el mundo es tan grande.

Al llegar a Edimburgo y ver la ciudad de nuevo, me emocioné también. Otra vez aquí, no podía creerlo, no sería un sueño. Cuando me bajé del autobús se acabó el sueño y vuelta a la realidad; tenía que llevar mi enorme equipaje hasta Leith, donde vivían los couchsurfers con los que me iba a quedar los primeros días. Caminé con mucho esfuerzo hasta la parada de autobús que quedaba como a diez minutos andando. Cuando llegó el número 7, me subí a él y a eso de las 9 de la mañana estaba llamando a la puerta de los couchsurfers.

Al llegar me encontré con que todos estaban durmiendo. Los “hosts” eran una pareja de recién casados y tenían a cuatro “guests” couchsurfers en ese momento. Me sentí un poco mal por llegar a esas horas, pero es que el autobús llegó a Edimburgo a las 7 de la mañana e incluso estuve un rato esperando en la estación para hacer tiempo. Poco a poco todos se fueron levantando y nos pusimos a desayunar. Ese día yo quería ir al festival Edinburgh Mela (un festival que celebra la cultura india) y que daba la casualidad que estaba cerca de allí. En agosto había estado en el London Mela y me encantó, así que este no me lo quería perder. Dos de los couchsurfers que allí estaban (una pareja de españoles) vinieron conmigo. Allí quedamos con otros couchsurfers con los que había contactado antes por email. A diferencia del London Mela que era gratis, en este tuvimos que pagar 3 € para entrar. El recinto era más pequeño que el de Londres y me pareció que había menos gente.

Por otro lado las actuaciones me parecieron casi mejor, excepto que no hubo ninguna de bhangra (y en Londres sí hubo bastante). Sólo pude hacer fotos de este grupo de Nepal porque luego se me acabó la batería. Me parecieron buenísimos y grabé varios videos de ellos también. Acababa de llegar a Edimburgo pero en ese momento me estaban entrando unas ganas de ir a Nepal que no os quiero contar, y es que es mi espinita clavada desde hace años (esperando la oportunidad de ir).


Por la noche quedé con un couchsurfer polaco (por cierto, en Edimburgo hay muchísimos polacos viviendo, son quizás los inmigrantes en mayor número, aunque los españoles creo que pronto vamos a ganar el record) para ver los fuegos artificiales. Daba la casualidad también de que ese mismo día tendrían lugar los mejores fuegos artificiales de todo el año, con motivo de la clausura del famoso Festival de Edimburgo. Aquí pongo algunas fotos para que os hagáis una idea de cómo eran.


Los siguientes días estuve muy ocupada buscando trabajo, piso y nuevos couchsurfers para el resto de los días que me quedaba allí (no había conseguido encontrar más que me ofrecieran alojamiento). Había venido diez días para preparar el terreno antes de empezar el máster a finales de septiembre, tras los cuáles me iba a Amsterdam y a España de vacaciones (unas dos semanas en total).

Me quedé tres días en casa de los couchsurfers de Leith, donde no tuve precisamente mi mejor experiencia couchsurfing (y no voy a entrar en detalles). En Leith no había estado nunca en mi vez anterior en Edimburgo. Por allí pasa el río, the Water of Leith, (yo que siempre pensé que en Edimburgo no había río), del que hice algunas fotos.


Un día me acerqué también a Ocean Terminal para ver un poco de la costa. Allí estaba el Royal Yacht Britannia, un enorme barco que fue utilizado por la familia real británica y sus invitados como alojamiento durante 40 años, del que dicen ser una de las mayores atracciones turísticas de Escocia. Yo sólo hice esta foto por fuera, ya que no estaba por la labor de gastarme dinero en la entrada.

Después de tres días en Leith, me marché a un hostel de la ciudad, Castle Rock (de la cadena MacBackpackers, donde ya me había alojando anteriormente durante mi viaje en Escocia). Por suerte sólo estuve una noche, ya que ese mismo día encontré unos couchsurfers muy amables que aceptaron mi solicitud de último minuto. Se trata de una pareja de jubilados muy activos y viajeros, que no pararon de sorprenderme desde el primer momento que los conocí. El día que llegué a su casa me recibieron con su ropa de trabajo de campo (hacían voluntariado ambiental con una ONG) y me invitaron a una estupenda pizza casera. Se llaman Kate y Rob, y fueron otros ángeles que vinieron en mi ayuda en momentos difíciles para mí. Me dejaron quedarme seis días en la habitación de su hija (que estudiaba en Estados Unidos), hasta que me fui a Amsterdam. Allí dejé mi equipaje el día que me fui de vacaciones y me ofrecieron quedarme parte del mes de octubre si para entonces no había encontrado piso.


Aparte de hacer mis gestiones durante aquellos días, también paseé por el centro de la ciudad y recorrí lugares que yo conocía muy bien de mi vez anterior. A pesar de todo, necesité un mapa los primeros días hasta que pude orientarme nuevo. Volví también a mi antiguo barrio un día, Tollcross, con la excusa de ir a ver un piso allí. Fue emocionante reencontrarme con todos aquellos lugares. Como no, también subí a Arthur’s Seat, famosa montaña de Edimburgo, de la que ya hablé en mi post del 2001. Como es un lugar tan especial y al que he ido en varias ocasiones, le dedicaré un post completo más adelante.

Llegó el 12 de septiembre, día en que me marchaba a Amsterdam, y no había conseguido encontrar piso ni trabajo. No me imaginé que fuera tan difícil, pero es que había mucha competencia. Edimburgo estaba ahora lleno de españoles que habían venido aquí en busca de oportunidades, además de gente de otras nacionalidades. También era el momento en que muchos estudiantes buscaban piso; vamos que yo no era ni la única española ni la única estudiante en la ciudad, como yo había muchísimos más.

Volví a Edimburgo el 26 de septiembre después de una corta estancia de una noche en Londres para coger el resto de mi equipaje. Cogí un vuelo de Madrid a Londres el 25 de septiembre. Había estado mirando vuelos para ir de Londres a Edimburgo el día 26, pero al final decidí volver a hacer el viaje en autobús ya que era más fácil para llevar mi equipaje. Parecía increíble que todavía me quedara tanto por llevar, cómo podía haber acumulado tanto equipaje en unos meses en Londres. No me quedó más remedio que coger un taxi esta vez para ir a la estación de Victoria (mi autobús salía a las 9 de la mañana y coger el metro en hora punta con todo aquel equipaje podía ser un suplicio por el que no estaba dispuesta a pasar). Esta vez llegué con tiempo de sobra a la estación de autobuses y estuve esperando casi una hora hasta que saliera el autobús a Edimburgo.

Hice el viaje de día, pasando por diversas ciudades inglesas en las que se bajaban y se subían viajeros. Llegamos a las 6:30 de la tarde a Edimburgo y decidí acometer la complicada tarea de llevar mi equipaje hasta la casa de Kate y Rob (por no molestarles, no les pedí ayuda). Menos mal que por el camino un señor me vio tan apurada, que se ofreció a llevarme uno de los bolsos hasta la misma puerta de la casa. La verdad que los escoceses son encantadores, qué gente tan dispuesta a ayudar (bueno, los ingleses me han ayudado en alguna ocasión en mis sucesivas mudanzas de Londres). Los primeros días no me podía quedar en casa de Kate y Rob porque tenían otros couchsurfers, así que estuve en casa de otras dos couchsurfers y una noche en un hostel.

Ese mismo día llegaban a Edimburgo mi querida amiga Susana (gran compañera de viaje que ha compartido conmigo los viajes de Marruecos, Polonia e India) y su hermana. Esa noche no pude verlas porque para cuando llegué a la casa de la nueva couchsurfer ya era muy tarde. Al día siguiente tenía el primer día del máster, que era una introducción donde nos iban a contar como sería todo. Por si no lo había mencionado antes, el máster que estoy estudiando es Ecoturismo, en la Universidad de Napier.

Después quedé con Susana y su hermana y empezamos a recorrer la ciudad. Ellas habían estado haciendo una visita guiada gratuita en español por la mañana. Se me ocurrió llevarlas a mi antiguo barrio, Tollcross, cruzando el campus de la Universidad de Edimburgo y los Meadows.
Terminamos tomando un té en el Forest Café, un centro social-artístico independiente al que me gustaba mucho ir en mis primeros tiempos en Edimburgo. Hace poco lo habían trasladado a Tollcross, pero antes estaba en otro sitio (ya podía haber estado aquí antes). Tuvimos suerte de que había una actuación musical aquella tarde que nos amenizó la velada.

Al día siguiente tuve que volver a la universidad, esta vez para la introducción de uno de los módulos del máster y la matriculación. Luego quedé de nuevo con Susana y su hermana en el hostel de MacBackpackers de High Street (aquella noche me quedaba allí con ellas). Después de cenar salimos de pubs y fuimos con un chico español que trabajaba en el hostel (tanto este como el de Castle Rock estaba lleno de españoles que trabajaban allí) y que nos llevó de tour nocturno. Algunos pubs los conocía de antes pero otros eran nuevos para mí. Lo pasamos muy bien pero al final de la noche estaba agotada, después de tanta mudanza, comienzo del máster y caminata por la ciudad.

El sábado fuimos a Rosslyn (del que escribiré una entrada independiente) y el domingo llegó Blanca, mi amiga española de Londres, y con ella fuimos a Arthur’s Seat (como he dicho antes, publicaré una entrada dedicada completamente a este sitio).

Con mis amigas recorrí lugares la emblemática calle Royal Mile, en pleno casco histórico, que va desde el Castillo de Edimburgo hasta el Palacio de Holyrood. No voy a hablar de todos estos sitios ahora ya que ya di abundante información en la tercera parte del post Gran Bretaña 2001, aunque no descarto escribir algún post más adelante contando más sobre estos sitios.

Royal Mile con la catedral de St Giles al fondo

Canongate Tolbooth, Royal Mile

Palacio de Holyrood

Castillo de Edimburgo

También nos acercamos a Portobello, lugar de la costa de Edimburgo que yo no había visitado antes.

El sábado por la noche fuimos a un ceilidh donde bailamos como cuatro horas hasta acabar por los suelos. Nos sorprendió mucha gente mayor con una energía tremenda que ya quisiéramos nosotras tener. A menudo los señores mayores con su kilt nos sacaban a bailar y nos daban tantas vueltas que acabábamos mareadas. Nos preguntábamos de dónde sacaban tanta energía aquellos señores, ¿sería del haggis?

Hablando de haggis, aprovechamos para probarlo (bueno, las albóndigas de haggis) y otros platos de la cocina escocesa. Para quien no lo sepa, el haggis es una mezcla de vísceras de oveja o cordero (pulmón, hígado y corazón) trituradas y mezcladas con cebolla, avena cocida, hierbas y especies, todo ello metido en en el estómado del animal y codido durante varias horas. Aquí pongo algunas fotos de las delicias que pudimos comer en aquellos días.


El domingo por la noche fuimos a un pub en Rose Street a escuchar música tradicional escocesa mientras nos tomábamos la deliciosa sidra de pera (lo siento, es que no me gusta la cerveza). Nos aventuramos después por la zona de Grassmarket donde entramos en algunos pubs con mucho ambiente.

Mis amigas se marcharon y yo entonces me mudé de nuevo a casa de Kate y Rob donde me pude quedar durante 20 días mientras buscaba piso. Ellos se fueron de vacaciones a España el 4 de octubre y yo me quedé sola en su casa. El trato era que yo podía quedarme allí sin pagar nada a cambio de cuidar a su gata.
La casa de Kate y Rob están por la zona de London Road y “Top of Leith Walk” (parte alta de la calle Leith, que es la que lleva hasta Leith). Por allí están los famosos St James shopping centre (centro comercial) y el Omni centre (centro de ocio y tiempo libre, con cine, restaurantes, pubs, etc).

Al final de mi estancia en esta casa llegó otra visita. Esta vez era mi buena amiga peruana Jessica, a la que conocí a través de Couchsurfing en Londres. El día que llegó caminamos por los típicos sitios del centro como Royal Mile, Princes Street y los Meadows.

Al día siguiente, domingo, tuvimos un tiempo espectacular y aprovechamos para ir a Calton Hill, famosa colina de Edimburgo, que se levanta a 98 m sobre la ciudad, desde donde las vistas son impresionantes. Allí hay una serie de edificios y monumentos como el City Observatory, Nelson’s Monument, los restos de una antigua cárcel y una especie de inacabado templo griego que recuerda un poco al partenón de Atenas, entre otros.

Luego fuimos hasta Holyrood Park, pero no subimos a Arthur’s Seat. Caminamos por la parque dando una vuelta completa alrededor y pudimos ver vistas tan estupendas como estas.

Con ella además hice una visita guiada gratuita en español, la misma que hicieron mis amigas que vinieron en septiembre. Algunas cosas que contó el guía ya las sabía pero otras no; la verdad que me sirvió para conocer la ciudad mejor.

Comenzamos el tour en Royal Mile y el primer sitio donde fuimos fue el Ayuntamiento de Edimburgo.
De ahí fuimos pasando por distintos sitios:

En este monumento castigaban a los ladrones

Catedral de St Giles

The Hub Cafe (en el edificio de una antigua iglesia)

Un museo del whisky

Entrada del Castillo de Edimburgo

Luego bajamos hasta Grassmarket, que antiguamente era un mercado de ganado y también se hacían ahí ejecuciones públicas.

Desde allí caminamos hasta la famosa estatua de Greyfriars Bobby, el perrito que según la leyenda estuvo guardando la tumba de su dueño durante catorce años, y que se ha convertido en la mascota de Edimburgo.
Justo detrás está el cementerio de Greyfriars, un lugar en el que nos contaron historias bastante truculentas y al que no pienso volver a entrar. Al parecer han pasado cosas allí que están siendo estudiadas por el departamento de parasicología de la Universidad de Edimburgo. Yo sólo hice una foto de la entrada, lo siento pero los cementerios me dan muy mal rollo, y este de verdad que tenía mala energía (no es de extrañar con las torturas y matanzas que aquí se llevaron a cabo, ya contaré más en otro post). Nos sorprendió ver casas pegadas al cementerio, y es que según el guía, los escoceses no tienen miedo de los cementerios y hasta se van allí a pasear o de picnic (algo que viene de la cultura celta y su relación con la muerte). La empresa de los tour también hace uno por la noche en cementerios, y son muy populares. Yo hice uno cuando estuve antes en Edimburgo y no lo volvería a hacer por nada del mundo, pero quizás a vosotros os guste.

Después volvimos a George IV Bridge Street (donde está Greyfriars Bobby) para continuar la visita, pero nosotras nos teníamos que ir (la visita estaba resultando más larga de los esperado y yo tenía una cita en la universidad). Ellos iban a seguir hacia Princes Street y Rose Street.

En este mapa podéis ver el recorrido completo que realizamos:

Ahora no me puedo extender más pero me gustaría escribir un post algún día contando más historias y curiosidades sobre Edimburgo que escuché en este tour guiado, ya que creo que hay información suficiente para un post completo.

Con Jessica también probé más platos de cocina escocesa. Fuimos a uno de los pubs donde había comido con mis otras amigas, Royal Mile Tavern (donde hay descuento para estudiantes, y también hacen descuento a los que se quedan en el hostel de High Street). Esta vez probamos el pollo relleno de haggis acompañado con patatas y verduras varias, y también patata asada acompañada de judías con tomate.

El sábado llevé a Jessica de pubs con unas amigas del máster. Fuimos primero a escuchar música tradicional escocesa al pub Sandy Bell’s, y acabamos escuchando rock duro en Opium tras una corta incursión en Grassmarket.
Jessica se fue de Edimburgo muy contenta y con ganas de volver, y yo ya tenía que centrarme en el máster, que entre las visitas y la búsqueda de piso prácticamente no había estudiado nada. Por fin encontré un piso con una habitación que se quedaba libre el 4 de noviembre. Debía ser el piso número doce que visitaba y esta vez fue fácil conseguirlo porque no había que pasar casting, el casero daba la habitación al primero que le pagara el depósito. El piso está en Bruntsfield, más arriba de Tollcross, y con los Meadows cerquita, así que contenta de irme allí. Me quedé en casa de una compañera de clase que vivía al lado dos semanas hasta que pude mudarme a mi nuevo piso. El campus universitario de Merchiston (que pertenece a Napier University) está en esta zona también, así que podemos ir a estudiar allí cuando queramos (tienen una sala de ordenadores abierta las 24 horas).

El trabajo seguía sin salir, excepto algo ocasional de camarera, pero conseguí un préstamo para estudiantes de postgrado, con lo cual me pude relajar un poco más y centrarme en el máster. Llegaron días de mucho estudio y ahora sigo en ello, inmersa en mis “assignments” (trabajos que nos encargan hacer para evaluarnos, aquí no hay exámenes), pero contenta de estudiar algo que me gusta. Tengo en mente muchos posts interesantes que escribir sobre Edimburgo y distintos sitios que he visitado en esta ciudad tan fascinante. Poco a poco iré publicando posts, aunque tiempo no me sobra y quizás tengáis que esperar para poder verlos. Al menos ya está mi primer post, que es un comienzo y un pequeño adelanto de lo que vendrá.

Anuncios

10 pensamientos en “Mi regreso a Edimburgo

  1. Post completo. Yo estoy pensando también en buscarme la vida en el extranjero, todavía no se donde, pero Edimburgo es una ciudad que me encanta, el problema es que por lo que veo bastante dificil encontrar empleo y trabajo.

    un saludo y espero tus próximas entradas.
    Jesús Martínez
    Vero4travel

    • Muchas gracias Jesús! Gracias por el comentario y por incluirme en la iniciativa de postamigo. Esta entrada es sólo un aperitivo de lo que vendrá, ya que voy a estar aquí casi un año (por lo menos) y pienso escribir mucho sobre esta ciudad. Ya hay otro post que estoy preparando y que publicaré la semana que viene.
      En cuanto al trabajo, si está difícil, y es que hay mucha competencia porque media España se ha venido aquí a buscarse la vida. Yo como ahora estoy estudiando en la universidad, sólo quiero trabajar part-time, así que no me preocupa mucho, pero si me planteara quedarme, no sé si realmente hay oportunidades. Si vuelves por aquí, avísame.

      Saludos,
      Belén

  2. Un gran post… No sabes cuánto hecho de menos Escocia… Siempre tengo en la cabeza la idea de volver de forma definitiva, pero por un motivo u otro nunca me decido (dejar el trabajo para irme es una decisión difícil)… Te leeré con muchas ganas! 😉 Ah! Y cuenta con ese postamigo

    • Muchas gracias! Pues a mi me pasaba algo parecido. Había estado hace diez años en Escocia y siempre lo había hechado de menos. Cosas de la vida, al final he vuelto. Como dije en el post, primero fui a Londres, pero no me convencía (y mira que al final acabó gustándome más o menos), y con la excusa del máster aquí me volví. No sé si me quedaré de forma definitiva porque tengo planes de cruzar el charco el año que viene, pero si no me quedo por allí, creo que entonces volveré a Escocia para asentarme (que ya está bien, después de tantos años de nómada). Muchas gracias por el postamigo, ahora te enlazo. 🙂

  3. Tengo muchas ganas de conocer la ciudad. Con lo friki que soy con el tema de fantasmas y cosas raras… seguro que disfruto con cada rincón jejejeje.. y lo de las excursiones no podría hacerlo por el tema del idioma… pero pasear por la noche en el cementerio me molaria…

    • Pues sí disfrutarías mucho aquí si te gustan estos temas. Esta es la ciudad de los fantasmas por excelencia. Estáte atento a un post que voy a publicar en unos días sobre Halloween en Edimburgo. Sí podrías hacer estos tours sin problema porque los hay en español cada día, incluido el de los cementerios por la noche. Si algún día vienes, ya te informo yo con detalle.

  4. Hola!!, a mi me encanta Edimburgo tambien, acabamos de regresar de alla despues de 3 semanas de estar de vacaciones con la familia, mi esposo es escoces y mis suegros pues viven alla, es la segunda vez que voy y me encanta, tuvimos la oportunidad mi hermana y yo de ir a la procesion de las antorchas el 30 de Diciembre y fue INCREIBLE!! me encanto, es como estar en una pelicula o en un sueño, hermosisimo! fuimos al Castillo, al Zoo aunque ese dia el miercoles 19 de dic hizo muuuucho frio, o solo sere yo? que estoy acostumbrada al calor de Mexico?? que es como un horno casi todo el año?? jaja, quien sabe… pero los demas dias estuvo bastante tranquilo el clima, algunos dias hizo mas frio en Mexico que en Escocia, jiji…, tambien fuimos al lugar donde hay muchas mariposas… se me olvido el nombre… pero esta alado de Debbies, visitamos el museo de escocia, tambien fuimos a comer unas pizzas deliciosas en el Cafe Lucano que esta enfrente del Frankenstein,las recomiendo bastante! muuuuy ricas, en conclusion visitamos muchos lugares y esta hermoso Edimburgo, me encanta! regresamos el 6 de enero y ya estoy ansiosa de regresar!!
    Que bueno que tu tienes la oportunidad de regresar alla, mucha suerte!!

    • Hola Diana,
      Gracias por tu comentario. Qué bueno que tu esposo es escocés y que ya has estado dos veces en Edimburgo. Es una ciudad muy hermosa y mágica, y tengo la suerte de vivir en ella por segunda vez. Por cierto, yo visité México en el 2011, mi hermana vivió allí dos años y se casó allí, un país fascinante al que espero volver. Espero que sigas leyendo mi blog, escribiré mucho sobre Escocia, seguro que te gustará.

      Saludos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s