Arthur’s Seat, la montaña de Edimburgo

Hay una imponente colina que se eleva sobre la ciudad de Edimburgo, muy cerca del centro, y desde cuya cima se pueden disfrutar de unas impresionantes vistas panorámicas. Se trata de Arthur’s Seat, colina de origen volcánico de unos 2000 años de antigüedad. Es el pico más alto (251 m) de un grupo siete colinas sobre las que se eleva la ciudad, y se encuentra en el espacio natural de Holyrood Park, con paisaje similar a las Highlands. No podéis iros de Edimburgo sin haber subido a esta colina, o al menos haberos acercado al parque donde se encuentra.

La vez anterior que viví en Edimburgo lo visité varias veces y lo recordaba como uno de mis lugares favoritos. Sólo tres días después de mi regreso en septiembre del 2012, volví allí para hacer el ascenso que me llevara la cumbre de Arthur’s Seat. Me sentía dichosa y pletórica por estar allí de nuevo; contemplando las fantásticas vistas de la ciudad sólo podía sentirme afortunada por tener la oportunidad de vivir allí otra vez. El verde de las colinas y el azul del mar se mezclaban en escenario perfecto para una ciudad de ensueño, y mi sueño de volver allí hecho realidad de nuevo.

Llegar allí es muy fácil, sólo hay que caminar por Royal Mile en dirección a Holyrood Palace, y allí mismo está el parque que lleva el mismo nombre, Holyrood Park (en el mapa podéis ver la ruta a seguir). Me parece de lujo que sólo caminando unos minutos desde pleno centro de Edimburgo llegues a un entorno natural como este, siguiendo la calle principal y sin necesidad de coger un medio de transporte. Y este no es el único entorno natural en plena ciudad, hay más que ya os comentaré en otros posts.
Antes de adentrarnos en el parque, podemos visitar el Holyrood Palace, aunque sólo sea por fuera para hacer algunas fotos (la entrada cuesta £10.75). Está en la parte de abajo del Royal Mile, en el extremo opuesto del Castillo de Edimburgo, el cual está en la parte de arriba de la calle. Este palacio es la residencia oficial de la Reina de Inglaterra cuando viene a Escocia (pasa una semana allí al principio de cada verano para atender ciertos compromisos oficiales). De hecho, en una de sus visitas hace diez años, tuve la oportunidad de trabajar con sus cocineros en el palacio durante un día. Ahí estuve cortando veduritas para su majestad y sus invitados bajo la dirección de sus cocineros, que por cierto eran muy majos y simpáticos; fue una experiencia curiosa, lo pasé bien.
Pero volviendo al palacio, deciros que data del S. XVI y que fue construido por James IV junto a la Abadía de Holyrood, lugar que visitaban a menudo los monarcas escoceses, de ahí que necesitaran construir el palacio allí. La abadía está en ruinas y fue fundada en 1128 por el rey David I de Escocia. El nombre deriva de una reliquia de una cruz llamada Holy Rood (crucifijo santo) que perteneció a la reina Margaret, madre de David.

Allí también está The Queen’s Gallery, que fue construida en 1840 con los fondos de la duquesa de Gordon, pero que cayó en desuso a finales del S. XIX. En 1999 empezó a reconstruirse y en noviembre del 20022 la reina la abrió. Alberga exposiciones que van cambiando de la Colección Real.
Justo enfrente está el edificio del Parlamento de Escocia, que fue inaugurado en septiembre del 2004 (no estaba cuando yo vivía antes en Edimburgo). Fue diseñado por el arquitecto catalán Enric Miralles, y está formado por un conjunto de edificios con forma de hoja y con un ala con cubierta herbácea. Allí se reúnen los 129 diputados elegidos cada cuatro años. El actual Parlamente lo estableció la Ley de Escocia de 1998, tras el referéndum escocés de 1997 en el que los escoceses respaldaron ampliamente la recuperación de la institución legislativa.
Holyrood Park es un parque real, es decir, pertenece a la reina. Tiene 260 ha de superficie con colinas, valles, crestas, lagunas, acantilados, etc. Desde el punto de vista geológico es de lo más interesante. (260 ha) area. El parque estaba asociado al Palacio de Holyrood y eran terrenos de caza de la realeza en el S. XII. Hoy día el parque es público y cualquiera tiene acceso a él. El punto más alto del parque es Arthur’s Seat (251 m), con los acantilados de Salisbury Crags al oeste (46 m de altura). Hay tres lagos: St Margaret’s Loch, Dunsapie Loch y Duddingston Loch.

Una de las excursiones que hicimos con el máster de Ecoturismo que estoy estudiando, fue aquí. Nuestro profesor nos explicó la geología del lugar, de la que voy a dar una breve explicación a continuación. Al igual que la roca sobre la que se asienta el Castillo de Edimburgo, Arthur’s Seat se formó a partir de un sistema de volcanes extintos del período Carbonífero (hace 350 millones de años), que fue erosionado durante el Cuaternario por un glaciar que se movía de oeste a este, dejando expuesto el bloque de roca hacia el oeste y depositando los materiales arrastrados en el lado este. Así se formaron Salisbury Crags, convertidas en acantilados de basalto entre Arthur’s Seat y el centro de la ciudad.
Nuestro profesor nos enseñó las capas de la roca y nos explicó que actualmente las más antiguas eran las que estaban en la superficie y las más nuevas más abajo, debido a los movimientos del terreno que plegaron las rocas y la erosión que aconteció durante millones de años. Una cosa que me sorprendió es que al parecer Escocia pertenecía a Norteamérica hace no sé cuantos millones de años, pero hubo un momento en que se desprendió del continente americano y se unió a Inglaterra colocándose justo encima. Curioso, y pensar que de no haber pasado Escocia ahora estaría en América.
El día de la excursión de la universidad fuimos dando toda la vuelta al parque desde la zona cercana a la Commonwealt swimming pool hasta la zona del Palacio de Holyrood. Por allí no había caminado nunca, y es que hay muchos senderos en este parque para recorrer de los cuales aún desconozco unos cuantos.
Estuvimos visitando St Margaret’s Loch para ver la avifauna del lugar.

También pasamos por Dunsapie Loch, antes de subir hacia Arthur’s Seat (aunque aquel día nos quedamos a medio camino) para hacer muestreos de la vegetación de la zona.
Al volver fuimos caminando por la carretera y desde allí tuvimos unas vistas impresionantes Duddingston Loch. Me gustó tanto que decidí llevar a mi amiga Jessica a esta zona del parque cuando vino a visitarme.

Volviendo a Arthur’s Seat, y al día de septiembre que subí a su cumbre, quería contaros un poco como es la ascensión. El camino es fácil y cualquiera puede hacerlo, incluso con deportivas. Eso sí, si ha llovido antes, el terreno puede estar embarrado y en algunos tramos resbaladizo, así que si lleváis botas de trekking, mejor.
Según vais subiendo, la cuestecita va siendo mayor, pero no os desaniméis, tomaros vuestro tiempo y seguid a vuestro ritmo.
Llega un momento un momento en que el camino está empedrado y hay unas barandillas con cadenas a los lados. Si habéis llegado a ese punto podéis estar contentos, la cumbre no está lejos.
Tengo que decir que hacía un viento horrible que a veces te tiraba al suelo. Es muy común que si subís a Arthur’s Seat os espere un viento bastante desagradable en la cumbre; al menos eso me ha pasado a mi cada vez que he subido. En la foto de abajo se ve claramente que hacía mucho viento; de verdad que estaba sujetándome a la roca porque pensaba que me levantaba (además que yo peso poquito, lo cual complicaba la situación).
A cambio podréis disfrutar de vistas impresionantes que seguro que os encantarán. Así que merece la pena sufrir un poco con el viento. Eso sí, os aconsejo que subáis allí bien abrigados; aunque abajo haga sol y buen tiempo, no os fiéis.

Como no, nos hicimos una foto en el punto más alto de la montaña, aún corriendo el riesgo de que el viento nos llevara volando. Eso sí, nos agarramos bien el chisme blanco que veis en la foto para que el viento no nos tirara.
Por si os preguntáis de dónde viene el nombre de Arthur’s Seat y si tiene que ver con el rey Arturo, voy a contaros a continuación. Simplemente es una deformación de Archer’s Seat -la silla del arquero- debido a haber sido importante punto estratégico y de defensa de la ciudad en la Edad Media.

Al bajar nos encontramos con paisajes muy verdes y bonitos; yo no podía parar de hacer fotos.
Llegamos hasta estos acantilados, que también ofrecían buenas vistas.
Así terminó aquella excursión de septiembre y también este post sobre esta mítica montaña de Edimburgo, que proporciona personalidad y carisma a esta ciudad tan especial.

Anuncios

6 pensamientos en “Arthur’s Seat, la montaña de Edimburgo

  1. Coño!!! no te imaginaba cocinando para algún Rey jejejejeje… Voy a tener que hacer coincidir mi visita a esta ciudad cuando estés tu y aprovecharme para que me hagas de guía y bueno… de tu influencia en la realeza jejejeje..

    Una abrazo!

    • Pues ya ves, fue de casualidad porque la agencia de catering para la que trabajaba me llamó el día antes para decirme que necesitaban a alguien y cuando me contaron lo que iba a hacer y dónde, no podía creerlo. Pero así fue, estuve con los cocineros de la reina, no cociné realmente, pero les ayudé en lo que me pedían. Recuerdo que al salir había muchos gaiteros tocando porque la reina iba a llegar en breve. Yo no pude quedarme a esperarla porque había quedado y tenía prisa, pero si no la habría saludado y comentado que había trabajado con sus cocineros, je, je.Ahora estoy trabajando otra vez para esta agencia de catering, así que quien sabe si algún día me vuelvan a llamar para ir allí otra vez. De momento influencia en la realeza tengo poca, pero no me vendría mal en este momento.

      Por cierto, he escrito más sobre la ascensión a la montaña y he subido más fotos del parque y Arthur’s Seat, que esta mañana con las prisas subí muy pocas y el post estaba un poco incompleto. Ya me dirás si te animas un día a venir por aquí.

      Un abrazo!

  2. Genial entrada!!! Me has dado muchas ganas de volver… que combinadas con mi morriña de Escocia no ayudan… A Arthur’s Seat he subido un par de veces, pero tristemente no tengo fotos (una vez murió mi bateria y la otra me dejé la cámara olvidada en casa)…

    • Pues tendrás que volver para subir a Arthur’s Seat una vez más y hacer fotos. A mi me parece una pasada de sitio, y es un lujo tenerlo tan cerca del centro, que hasta puedes ir andando. Yo pienso volver en más ocasiones porque hay muchas rutas para subir y quiero probar todas las posibles. Y las vistas son impresionantes. Sin duda es uno de mis sitios favoritos de la ciudad.

  3. Qué bonitas fotos! Yo me acerco siempre que puedo, los atardeceres son preciosos tanto desde Arthur’s como desde los Salisbury Craigs… y qué maravilla de vistas! El lago de Duddingston también me encanta, de hecho, todo el entorno es perfecto para pasear y pasar un día tranquilo 🙂

    • Muchas gracias! La verdad que Arthur’s Seat es una maravilla, por eso le he dedicado un post entero. Encantadísima de que te hayas asomado a mi blog y que te hayas hecho seguidora. Me he metido en tu blog y me ha sorprendido gratamente. Tienes un blog precioso sobre Edimburgo, sin duda lo visitaré a menudo. Si quieres podemos hacer intercambio de enlaces y hasta quedar un día por aquí, ya que ambas tenemos la suerte de vivir en esta magnífica ciudad. Seguimos en contacto. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s