Beltane Fire Festival

Aunque ya hayan pasado casi dos meses desde que tuvo lugar este espectacular festival pagano en Edimburgo, no podía dejar de escribir sobre ello. No es la primera vez que asisto, ya que en el año 2002 tuve la oportunidad de verlo por primera vez, y cuento algo sobre ello en mi post Viaje en Escocia y Gales 2002. También tuve la oportunidad de ver la celebración Samhain que tiene lugar en Halloween y que es organizado por el mismo grupo de gente (Halloween en Edimburgo). El Festival de Beltane es el más grande de todos los que este grupo ofrece a lo largo del año, de hecho se llaman Beltane Fire Society (lo de fuego viene por la gran cantidad de hogueras que se hacen durante la noche). Tiene lugar el 30 de abril, justo el día antes de comenzar el mes de mayo, y se celebra la llegada del verano y la fertilidad de la Tierra.

Por más que os quiera describir aquí cómo fue este festival, no podré transmitirlo con el detalle que quisiera, y por ello os recomiendo absolutamente que lo experimentéis en primera persona si tenéis oportunidad. Es una mezcla de espectáculo, ritual pagano, ritmo de tambores, danzas salvajes, fuego por todas partes, transformación, y en definitiva, una celebración de la llegada del verano al estilo más tradicional de Edimburgo. A continuación trataré de describiros en la medida de lo posible cómo fue aquella noche para mi, y acompañaré mi relato con varias fotos y un video (la calidad no es muy buena pero os pondré un enlace a las fotos de Beltane Fire Society, igual que hice en el post que escribí sobre Samhain).

Este festival empezó a celebrarse a mediados de los años 80, y desde entonces ha crecido hasta convertirse en un gran espectáculo con más de 300 participantes y una audiencia de miles. Debido a ello, el ayuntamiento de Edimburgo tuvo que desarrollar un plan de seguridad para que el público estuviera protegido, ya que hay fuego por todas partes y una gran aglomeración de gente en una colina por la noche (Calton Hill). Los asistentes voluntarios están respaldados por personal de seguridad y policía. Yo iba a ser una de los muchos asistentes (“stewards”) y de hecho fui a algunas reuniones y un ensayo, pero mis agobios con el máster y un problemilla de última hora impidió que finalmente participase. Me hacía mucha ilusión formar parte de aquello, y de hecho al principio me planteé actuar como uno de los personajes (esto lo intenté aunque finalmente lo dejé por el frío y por la falta de tiempo). Al final ni de asistente pude participar, pero sí fui con algunos amigos del máster a verlo como una espectadora más.

Cuando llegamos allí todavía era de día y mientras esperábamos en la cola pasaron algunos de los personajes. Los de las fotos de abajo eran del grupo “No point” que iban a hacer reir a la gente con su forma de actuar ridícula. Yo ya sabía qué personajes había y cómo iba a ser la ceremonia, pues había estado en un ensayo completo allí mismo hacía dos semanas.

La verdad que tuvimos suerte con el tiempo pues hizo un día espectacular de sol y calor. Al anochecer refrescaría seguro, y más estando en una colina, pero no iba a ser tan malo como el año pasado (por lo que me contaron hizo bastante frío y humedad). Muchos de los personajes van semidesnudos con el cuerpo pintado, y da igual que haga frío o calor, tienen que actuar así. Para ellos sería de agradecer el día tan estupendo que hizo, aunque como buenos escoceses, resisten el frío muy bien. Me dio pena no ser uno de los personajes, si hubiera sabido que iba a hacer tan buen tiempo tal vez me habría animado, pero bueno, también es cierto que estaba demasiado agobiada como para centrarme en esto. No sólo había muchos ensayos sino también preparar el vestuario que cada grupo tiene que diseñar y coser.

Hice algunas fotos de los paisajes que se ven desde allí, y aunque no es la primera vez que las hago, no podía resistirme a hacer más. La verdad que las vistas desde Calton Hill son espectaculares y no tienen nada que envidiar a las de Arthur’s Seat (que por cierto podíamos ver desde allí).

Nos acercamos a ver a los “storytellers” que allí estaban para entretener a los espectadores mientras se ultimaban los preparativos antes de empezar la celebración. Era una buena oportunidad para preguntar cosas sobre Beltane y escuchar historias curiosas sobre ello. Muy pronto se vieron rodeados por varios espectadores, entre ellos nosotros.

Después seguimos caminando por allí, disfrutando de las vistas al atardecer, como mucha otra gente estaba haciendo.

Nos hicimos una foto de grupo antes de que todo empezara y acabáramos dispersándonos. A partir del comienzo de la ceremonia ya no conseguimos estar todos juntos pues con tanta gente era difícil estar pendientes unos de otros.

La ceremonia empezaba en la Acrópolis (the National Monument), esa especie de Partenón que hay en Calton Hill, y donde los “stewards” ya estaban preparados con sus chalecos naranjas y sus caras pintadas para que la ceremonia empezara en cualquier momento. Saludé a algunos de ellos que había conocido en las reuniones, y luego me fui al lugar de los espectadores, qué remedio. Lo mejor de ser “steward” es que puedes ver todo en primer plano y no estar corriendo entre la multitud de un lado a otro para ver algo, como a mí me pasó (aunque ya me avisaron de que así iba a ser).

Después de un rato de impaciente espera, aparece el Hombre Verde (“Green Man”) que es como un enorme monstruo cubierto de hojas, contemplando sus dominios. La esencia de Beltane es la transformación del Hombre Verde, que está viejo y cansado tras el largo invierno, en un nuevo ser que celebrará la llegada del verano junto con la Reina de Mayo.

Los sacerdotes del fuego tienen que encender el fuego a mano, utilizando una yesca y un arco, mientras todo el mundo está expectante en silencio. Una vez encendida la llama, ésta se utiliza para comenzar todos los otros fuegos de la colina, y así dar la bienvenida al verano.

El sonido de la caracola anuncia el comienzo de la ceremonia que duraría tres horas, y a continuación la siguen los tambores, que con fuerza retumbaban para recordarnos aquellos tiempos en que Edimburgo era una tierra pagana donde las tradiciones celtas estaban muy arraigadas. Es emocionante, de verdad que lo es, y sientes como si volvieras al pasado y todo lo que es ahora dejara de existir. Los personajes empiezan a desfilar delante de nosotros: el Hombre Verde junto con la Reina de Mayo, guiados por los Hombres Azules (sus protectores) y escoltados por las Mujeres Blancas, acompañados por el ritmo de los tambores.

La procesión ha comenzado y se dirige al Arco de Fuego (Fire Arch). Todos la siguen lo más rápido que pueden para no perderse el espectáculo. Yo corro con uno de mis compañeros pero enseguida se ha llenado de gente alrededor y ya no vemos nada. Por eso decidimos movernos hasta el otro lado del Arco de Fuego, donde aún no hay mucha gente, a esperar a que pase la procesión.

Al pasar por el Arco de Fuego, es como si entraran en otro mundo, y visitan los campos de cada elemento: Aire, Tierra, Agua y Fuego, los cuales les presentan un regalo cada uno.

Los Hombres Rojos, que representan el caos durante esta noche, se sienten atraídos por las Mujeres Blancas, que representan el orden. Atacan a la procesión en varios momentos durante la noche pero las Mujeres Blancas les apartan.

La procesión llega hasta un lugar donde hay una gran hoguera (Bonfire) donde los personajes se colocan en un gran círculo. Por fin el Hombre Verde, animado por los Hombres Rojos, decide tocar a la Reina de Mayo.

En ese momento, las Mujeres Blancas le matan y mediante un ritual le quitan todo las hojas que le cubrían. Tirado en el suelo, desnudo y muerto, la Reina de Mayo se apiada de él, y con unos sutiles toques, inhala vida en él. En ese momento el Hombre Verde renace, joven y viril, y tan contento está de vivir de nuevo, que empieza a dar saltos de alegría en una danza liberadora y salvaje.

Entonces el Hombre Verde se une a la Reina de Mayo para dar comienzo oficial al verano. Ambos caminan hasta el fuego, pasando a su alrededor tres veces, y así termina finalmente el invierno para permitir la llegada del verano.
En ese momento soplaba un viento fuerte y cenizas incandescentes caían sobre los espectadores. Nosotros tuvimos que correr ladera abajo para evitar que nos cayeran las cenizas encima. Es curioso que para participar en Beltane como voluntario, se nos pedía llevar ropa 100% fibra natural como medida de seguridad, pero al público no. Ciertamente ahí vi una situación peligrosa ya que mucha gente estaba alrededor del fuego y las cenizas volaban por todas partes. Si una de esas cenizas prende en una ropa sintética, esta al arder se pega directamente a la piel; por eso a los voluntarios nos insistían tanto en la importancia de llevar sólo ropa natural.

La procesión continúa hasta otra hoguera y allí la real pareja recibe buenos deseos y ofrendas de varios grupos de nuevo. Ahora, los Hombres Rojos, animados por el éxito del Hombre Verde, intentan de nuevo acercarse a las Mujeres Blancas, y esta vez consiguen convencerlas para bailar juntos. Al final todo el mundo acaba bailando alrededor de la hoguera al ritmo salvaje de los tambores.

En otra zona, hay un grupo de danzas africanas actuando y también nos acercamos allí a verlo.

Nos fuimos a casa cuando aún seguían bailando, ya que todos teníamos mucho lío con el máster y teníamos ocupaciones al día siguiente. Sabía que los participantes de Beltane luego iban a una sala de Edimburgo para seguir bailando al ritmo de los tambores, y al amanecer subirían al Arthur’s Seat para ver la salida del sol. En fin, si hubiera tenido más tiempo y menos preocupaciones, me habría encantado participar y haber vivido el ambiente de Beltane más a fondo.

Aquí os dejo un video que he hecho con algunos momentos que grabé durante la ceremonia. Está un poco oscuro y sólo aparece iluminado a ratos por los flashes de las cámaras de la gente, pero quizás os sirva para haceros a la idea de cómo es el ambiente.

Por último, aquí os pongo enlaces a fotos y videos que aparecen en la web de Beltane Fire Society (mucho mejores que las mías como podréis comprobar):

Algunas de las mejores fotos que hicieron los fotógrafos de Beltane Fire Society: haz click aquí
Todas las fotos de Beltane divididas por carpetas: haz click aquí
Algunas fotos muy buenas de varios fotógrafos: haz click aquí
Varios videos del público: haz click aquí

Anuncios

2 pensamientos en “Beltane Fire Festival

  1. Desde luego que es una forma curiosa de dar la bienvenida al verano… Una especie de hogeras de San Juan… pero con ritual.

    Por cierto, que me sigue dando problemas para conectarme y dejarte un mensajes… aunque yo creo que debe ser algún problema mío y debería probar dejarte el comentario desde el ordenador personal a ver si lo tengo más fácil…

    Saludos!

    • Sí, de verdad que es un ritual de lo más curioso, y merece la pena verlo. Es algo espectacular y atrae a mucho público cada año.

      Muchas gracias por intentar de nuevo lo de los comentarios. Ya me dirás si puedes desde tu ordenador personal, porque ya te digo que otras personas han podido.

      Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s