Recordando algunos de mis rincones favoritos en Ámsterdam

Ámsterdam es la capital de Holanda o Países Bajos, y es la ciudad más grande del país. Cuenta con una población urbana de 1.364.422 habitantes, aunque la población metropolitana es todavía mayor. Fue fundada en el S. XII como un pequeño pueblo pesquero, a orillas del río Amstel. El centro histórico de la ciudad fue construido principalmente en el S. XVII, con una serie de canales semicirculares alrededor. Estos canales han hecho que se la conozca como la “Venecia del Norte”. Estuve allí en septiembre del 2012 durante cinco días. Hoy quería recordar algunos de los lugares que más me gustaron allí.

Compartí aquel viaje a Ámsterdam con una de mis más fieles compañeras de viaje y amiga, Marisa, y nos quedamos en las casas de tres couchsurfers, lo que siempre hacía la experiencia más interesante por poder conocer gente local. Algunos días recorrimos la ciudad a pie y otras en bici. Desde luego que uno no puede perderse la experiencia de conocer la ciudad en bici y compartir los carriles con cientos de holandeses que por allí transitan. Eso sí, siempre hay que tener cierto cuidado, que ellos están más experimentados que los nosotros los extranjeros y a veces pasan a toda velocidad. Sus edificios históricos, sus románticos canales y puentes, sus preciosos parques y otros encantadores rincones, la convierten en una ciudad muy especial. Os invito a que conozcáis conmigo algunos de los lugares que más me gustaron.

Empezamos por el famoso Barrio de Jordaan, con sus elegantes edificios junto al canal. Allí está la Iglesia Westerkerk, del S. XVII, de estilo renacentista holandés, una de las iglesias protestantes más grandes y antiguas. Allí está el famoso carrillón de la torre, que suena varias veces al día. En este barrio también está la Casa de Ana Frank, con la estatua de la niña frente a ella. Se trata de uno de los lugares más visitados de la ciudad.

Seguimos con la Plaza Dam, la plaza más importante de Ámsterdam y lugar en torno al cual fue creada la ciudad. Se encuentra rodeada de monumentos y edificios históricos como el Monumento Nacional (un obelisco de 22 m de altura en homenaje a los soldados holandeses caídos en la Segunda Guerra Mundial) y el Palacio Real (data del S. XVII y actualmente es sede de diversos actos oficiales).

Y atención, ahora viene uno de los lugares que más me gustó de la ciudad: Begijnhof, lugar donde vivieron las beguinas en Ámsterdam. Las beguinas eran mujeres que se dedicaban a la oración y a la caridad, y algunas de ellas fueron muy cultas, llegando a escribir libros. Fue fundada en 1346 y hasta hace no mucho llegó a haber beguinas aquí. Hoy día, aunque ya no haya beguinas, viven sólo mujeres que en su mayoría son solteras o viudas. El patio con jardín está rodeado de 40 casas, con iglesia incluida (Engelse Kerk) del S. XIV. En el jardín hay algunas esculturas y todo está cuidado hasta el mínimo detalle.

Otro lugar que me encantó es el Vondelpark, famoso parque situado en el suroeste de la ciudad. Se trata de un parque precioso que invita a ser explorado con detenimiento. Nosotras lo recorrimos en bici en dos ocasiones. El primer día era un sábado y había muchísima gente, casi todos con sus bicis. Nos sentamos a comer frente a un precioso estanque. La segunda vez volví yo sola mientras Marisa visitaba el museo de la fotografía y metí por todos los caminillos y recovecos que encontré. Quedé gratamente sorprendida con todos los rincones llenos de naturaleza que ofrecía el parque, muchísimas aves también. Ese día era un lunes y había poca gente, así tuve una experiencia diferente del parque.

Por último quería mencionar al famoso Mercado de las Flores de Ámsterdam, que lleva funcionando desde 1862. Este es el lugar favorito de los amsterdaneses para comprar plantas y semillas, y es que los holandeses son grandes apasionados de las flores. Lo que más abundan son los tulipanes, que podéis encontrar de todos tipos y colores. Casi todos los turistas se llevan bulbos, uno de los más típicos regalos que podéis comprar en Ámsterdam, y que nosotras también compramos. Las coloridas flores alegran los numerosos puestos e invitan a hacerles muchas fotos.

Aquí termina mi post que espero os haya animado a acercaros a este destino tan especial. Ámsterdam es una ciudad perfecta para una escapada de unos días ya que es fácilmente accesible por avión y los vuelos no son muy caros. Además la oferta de alojamientos es de lo más extensa y variada. No esperes más y prepara tu viaje a Ámsterdam, una ciudad que te fascinará y a la que seguro querrás volver de nuevo.

Anuncios

4 pensamientos en “Recordando algunos de mis rincones favoritos en Ámsterdam

  1. Una escapada que me apetece mucho, pero normalmente nos movemos por Europa en invierno y Amsterdam es una ciudad que me apetecería visitar en primavera o un época menos fría para ver todo más verde y florido. Igualmente tomo nota de las recomendaciones, nunca se sabe cuando va a aparecer un vuelo económico 😀

    ¡Saludotes!

    • Hola José Carlos! Pues sí, mejor ir a Ámsterdam en primavera o verano, lo disfrutarás más. Pero no lo aplaces tanto, anímate y ve a visitarla pronto. Te gustará. Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s