España: San Sebastián (07-09/09/2002) Final del viaje

Cuando estábamos llegando a la frontera española, la guía nos dio una charla sobre España como siempre hacían en el Busabout justo antes de entrar a un nuevo país. La charla sobre España y los españoles fue bastante peculiar. Según ella, los españoles dormíamos la siesta todos los días, estábamos de juerga todas las noches y tirábamos las servilletas de papel en el suelo de los bares como tradición. Por un momento nos convertimos en protagonistas del autobús cuando la guía mencionó que había dos españolas sentadas en la parte de atrás y todo el mundo nos miró. Me gustó que hablara de la comida española y hablara de la paella, ¡cuánto la echábamos de menos! Lo demás me pareció de lo peor, a ver si podíamos hablar con la gente del autobús luego para decirles que los españoles no éramos todos o siempre como nos había descrito la guía.

Tras pasar la frontera, hicimos una parada en una gasolinera. Me inundó una profunda tristeza al leer los carteles y la comida de la tienda en español. Habían pasado cinco meses desde que me marché de España y ahora no quería volver. Al menos ahora estábamos en el País Vasco donde hay otro idioma y cultura diferentes. Además, nunca antes había estado en el País Vasco, era la primera vez. Me pareció un buen sitio para parar antes de volver a Madrid; así el regreso era más gradual.

Sigue leyendo