Estambul: Comienzo y final de nuestra aventura en Turquía

Por fin os traigo el primer post de este gran viaje a Turquía que hice hace seis años y del que sólo escribí un extracto al poco tiempo de comenzar mi blog. Ahí lo dejé aparcado hasta que tuviera tiempo de escribir el viaje con el detalle que se merece. Hoy quería empezar con Estambul, que es el lugar donde el viaje comenzó y terminó, una ciudad llena de magia y encanto, y que además descubrimos en pleno Ramadán. Llegamos allí en avión un día de principios de septiembre del 2009, llenas de nervios y emoción, y dispuesta a dejarnos seducir por el exotismo que este país prometía. La primera vez que me adentraba en tierras asiáticas, y qué mejor forma de empezar que con Turquía, país que está entre dos continentes: Europa y Asia.

Estambul es la mayor ciudad de Turquía y también la más poblada de Europa, con una población de más de 14 millones de habitantes. Bizancio fue el nombre original de esta ciudad llena de historia, por la que pasaron persas, espartanos, atenienses, macedonios y otomanos. El patrimonio histórico y cultural de esta ciudad es enorme. Mezquitas, iglesias, sinagogas y palacios abundan en la ciudad, y por ello la Unesco la declaró Patrimonio de la Humanidad en 1985. La ciudad vieja ocupa las dos orillas del Cuerno de Oro, una estrecha bahía con forma de cuerno que fue el puerto de Estambul. La ciudad moderna es más grande y ocupa los lados europeo y asiático del estrecho. A pesar de los 5 días que teníamos para ver la ciudad, no acabamos de verlo todo. La verdad que es una ciudad tan grande y con tanto que ofrecer que hace falta una buena planificación para no perderse nada.

Sigue leyendo