Escocia y Gales 2002

Después de dejar Edimburgo con tanta pena, volví a España donde pasé tres largos meses en los que no podía dejar de pensar en esta maravillosa ciudad y todo lo que allí había dejado. Tenía la idea de hacer un largo viaje por Europa con el dinero que había ahorrado y pensé que quizás podría volver a Edimburgo para pasar un mes antes de empezar mi gran epopeya. Con sólo pensarlo volvió a mi la sonrisa, no había cosa que más quisiera que volver allí. Así que me compré un billete de avión a Edimburgo y decidí que buscaría un trabajo temporal para mantenerme allí durante el mes que iba a pasar. Durante aquellos días aproveché también el tiempo para ver algunos sitios más que no conocía o asistir a nuevos eventos en la ciudad. Además tuve la oportunidad de viajar en Gales durante tres días.
Sigue leyendo

Anuncio publicitario

Gran Bretaña 2001

En marzo del 2001 me marché a Inglaterra, en concreto a Newcastle upon Tyne, para realizar unas prácticas de 3 meses de duración en la organización Northumberland Wildlife Trust (NWT), que se ocupaba de la protección de los espacios naturales del condado de Northumberland. Yo en realidad quería haber hecho las prácticas en Escocia pero la agencia con la que las tramité me dijo que allí no tenían. Entonces la idea era irme a Escocia al terminar mis prácticas y buscarme la vida allí, en concreto en Edimburgo, y así hice. Sin embargo, antes de irme a Edimburgo, aproveché para viajar y hacer voluntariado en el norte de Inglaterra, en concreto Lake District, y sobretodo en Escocia. Me quedé en Gran Bretaña hasta primeros de enero del 2002, así que estuve un total de 10 meses que transcurrieron entre mis prácticas, mis trabajos, mis voluntariados y mis viajes. Para mi era un momento importante de mi vida, la primera vez que me independizaba y además en el extranjero, y también la primera vez que viajaría sola en otro país. Fueron muchas las experiencias que me acontecieron y las cosas que aprendí durante aquel tiempo. Tuve la oportunidad de visitar lugares llenos de magia que me hicieron sentir esa conexión que siempre tuve con lo medieval y lo celta. Pasar un tiempo largo en Escocia fue un sueño hecho realidad, pero también disfruté mucho de Inglaterra y al final me alegré de haber hecho las prácticas allí. A lo largo de aquellos meses pude ir acercándome más a mi misma mientras recorría tierras que me hablaban de un pasado que me resonaba. He dividido este relato en tres partes, pues en todo momento sentí que había tres etapas bien diferenciadas durante mi estancia en Gran Bretaña, cada una con sus lugares y experiencias propias.

Sigue leyendo