Irlanda 2003

Después de estar seis meses en España, decidí emprender una nueva vida en Irlanda. Me fui allí sin nada planificado, sin saber cuánto tiempo me iba a quedar y sin nada esperándome. Pensé que si me salía una buena oportunidad y me gustaba la vida allí, me quedaría indefinidamente. Me fui a Cork para probar un sitio diferente, pues en Dublín ya había estado, y mi hermana me acompañó en esta aventura. Yo no encontré las oportunidades laborales que buscaba, pero siempre me las ingenié para tener algo de trabajo, y en mis vacaciones viajaba todo lo que podía por el país. Al final me quedé 10 meses que creo que fueron buen aprovechados por todo lo que allí experimenté. En mis últimos meses concentré mis esfuerzos en conseguir el dinero para emprender la siguiente aventura que sería ir a Sudamérica de voluntaria. A pesar de todas las dificultades, el país me gustó muchísimo y guardo un grato recuerdo de él.

Sigue leyendo