Un mes viviendo en Kingston

A los diez días de llegar a Londres, mi amiga Elitza con la que me estaba quedando (en West London), me comentó que tenía una amiga en Kingston que me podía ofrecer una habitación a buen precio. Como entonces no tenía trabajo todavía, decidí quedarme allí temporalmente, hasta que supiera dónde iba a trabajar. Finalmente pasé un mes (del 4 de marzo al 3 de abril) en este precioso pueblo del suroeste de Londres, un lugar tranquilo y agradable que nada tenía que ver con la gran metrópoli. Su mercado medieval, sus bonitos edificios históricos, sus parques y su cercanía al río Támesis, hacen de este pueblo un lugar ideal para vivir, y merece una visita para quién esté de turismo en Londres.

Al final, muy a mi pesar, tuve que marcharme porque mi habitación dejó de estar disponible antes de lo esperado, pero además el trabajo que encontré quedaba un poco lejos de allí. Me queda pendiente regresar para hacer una ruta en bici y ver algunos sitios de los alrededores que no tuve tiempo de visitar. Cuando vuelva, añadiré la visita a esta entrada, y de momento ahí va lo que pude ver y recorrer en el mes que pasé viviendo allí.

Sigue leyendo

Anuncios