Mi llegada a Londres y primeros días

Diez años después, vuelvo a tierras británicas para buscarme la vida, sólo que esta vez me voy a la capital, Londres, la gran metrópolis de la inmigración en Europa. No elijo este lugar por preferencia sino más bien por obligación, pues ahora mi prioridad es encontrar trabajo más que vivir en un sitio bonito. Aún así, me he venido aquí poco convencida y no sé si me quedaré o al final me iré a otro sitio de este país (pienso más en Escocia) o quizás cruzar el charco para aventurarme en el continente americano (que era la idea original para este año pero allí). De hecho, si me hubieran concedido el visado de working holiday que pedí para Canadá, ahora estaría rumbo a este país, que es mi favorito de todos. No quiso el destino que me dieran el dichoso visado; por desgracia se conceden un número limitado de estos visados en España y yo lo pedí un poco tarde.
Pero ya no hay tiempo para lamentaciones y hay que centrarse en lo que ahora hay. Esta vez estoy relatando en directo esta aventura en lugar de hacerlo a posteriori como hice con mis otros viajes. Por primera vez comienzo a escribir una entrada que no sé cómo va a terminar y os animo a que la sigáis pues seguro que estará llena de sorpresas. Esta va a ser la vez que más voy a improvisar de todas mis estancias en el extranjero ya que no hay planes concretos, sólo ideas y sueños, y lo que suceda finalmente dependerá de las oportunidades que vayan surgiendo.

Sigue leyendo

Anuncios